Menú Mobile

juegos de mesa

Los Beneficios de los Juegos de Mesa

La forma natural de aprender de los niños es mediante el juego. Desde los primeros años de vida (2 a 3 años), y dependiendo de la madurez, es posible desarrollar juegos de mesa. Estos juegos tienen varios objetivos. Además de entretener y convertirse en un momento de disfrute familiar, pueden ser educativos y socializantes, junto con desarrollar importantes funciones ejecutivas.


Entre los juegos de mesa más comunes se encuentra el dominó, damas, ludo, naipes, ajedrez, rompecabezas, bachillerato y algunos de marca muy conocida como Monopoly. Existen muchísimas opciones, solo basta buscar.

Los juegos de mesa poseen tableros, cartas, dados, fichas y principalmente reglas. Todos estos elementos nos ayudan a aprender el reconocimiento de números y cantidades, identificar figuras y colores, jugar respetando normas y reglas de cada juego, entender instrucciones y respetar turnos.

Las funciones ejecutivas son habilidades de alto nivel cognitivo que nos permiten asociar ideas, planificar movimientos y reacciones con el fin de ejecutar acciones o tareas más complejas y que resultan necesarias en toda actividad de la vida. Es así como encontraremos las siguientes funciones ejecutivas que podremos desarrollar a partir de los juegos de mesa:

1-Iniciación de tarea:

Es la habilidad de comenzar la tarea en el momento y espacio adecuado. No podemos tratar de jugar si aún no tenemos el juego sobre la mesa, por lo que usaremos esto como mecanismo de refuerzo de órdenes: “Anda a buscar el juego que está en el cajón de la pieza”, “Dame un dado”, etc.

2-Inhibición de respuesta:

Es la habilidad de pensar antes de actuar y en los niños se refuerza mediante la toma de turnos que resulta implícita en los juegos, aprendiendo a controlar las respuestas impulsivas o automáticas, permitiendo la alternancia de roles y la secuencia adecuada de las reglas de un juego.

3-Planificación y organización:

Es la habilidad de identificar y organizar los pasos necesarios que llevarán a lograr una meta. Con respecto al juego, los niños deben aprender que no podrán mover las fichas si antes no han tirado el dado y han contado el número de casillas que deben avanzar. Es muy frecuente que los niños intenten mover sus fichas, saltándose los pasos previos. Te puede interesar:Los beneficios de jugar con títeres

4-Manejo del tiempo:

Tener integrado el manejo del tiempo es necesario para que las tareas no se queden a medias o sean realizadas de manera impulsiva.

5-Memoria de trabajo:

Es una función necesaria para todas las tareas mentales que realizamos en la vida. Ayuda a seleccionar, manipular y tomar decisiones con respecto a la tarea que se va a ejecutar, basándose en aprendizajes previos.

6-Autorregulación:

Es la habilidad necesaria para regular y manejar las emociones, estados de ánimo y la motivación para lograr llegar a la meta en un juego. A los niños les es difícil tolerar que les ganen, incluso aún lejos de la meta cuando estiman que otro jugador les va adelantando. Sin embargo, con la práctica y experiencia que van logrando, al poco tiempo son capaces de disfrutar del juego, pese a los resultados, favoreciendo la flexibilidad cognitiva.

7-Persistencia dirigida a la meta:

Es la habilidad ejecutiva que permite perseverar a pesar de los fracasos y mantener el interés por alcanzar la meta.

Por todo lo anterior, los juegos de mesa son tremendamente beneficiosos en el desarrollo emocional, social y cognitivo de los niños y resultan un mecanismo adecuado, tanto a nivel familiar como en contextos terapéuticos.

Fuente: Sonríe Mamá

Profesional Destacado:

María Paulina Muena

María Paulina Muena

Terapeuta Ocupacional

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami