Menú Mobile

Sistema Nervioso Afecta Nuestra Piel

Cuando el sistema nervioso afecta nuestra piel

Muchas veces nos damos cuenta de que frente a episodios de estrés emocional nuestra piel también muestra señales de cambio. Estímulos como vergüenza, temor o angustia causan enrojecimiento, sudoración, vasoconstricción, etc. Lo cierto es que muchas enfermedades cutáneas pueden verse precipitadas o exacerbadas por un evento estresante. De hecho, en este período de pandemia la consulta por cuadros de acné, dermatitis peribucal, psoriasis o alopecia (caída de pelo) han aumentado considerablemente.

Esto no es nuevo en dermatología. Se estima que más de un 20% de las consultas dermatológicas están relacionadas con factores psicológicos o emocionales. La relación tiene un origen embrionario, ya que las células de la epidermis comparten origen con las del sistema nervioso central y periférico desde la capa germinal embrionaria externa llamada ectodermo.

Estudios de neuroanatomía han mostrado conexiones entre neuronas y diversas células cutáneas, como células de Merkel, de Langerhans, queratinocitos, melanocitos y mastocitos. Esto se produce a través de la acción de neuromoduladores sintetizados por las células nerviosas o las cutáneas. En la práctica clínica se ve como aparición o agravamiento de enfermedades como psoriasis, acné, neurodermitis, vitíligo, dermatitis seborreica, purito psicógeno, entre otras.

Psoriasis

Es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel de etiología desconocida. Se caracteriza por lesiones tipo placa eritematoescamosas, bien delimitadas, que aparece en brotes. Se manifiesta en pacientes con algún factor genético y/o inmunológico asociado a desencadenantes externos, entre los cuales destaca el estrés emocional.

Acné

Enfermedad de la unidad pilosebácea de origen multifactorial. Se caracteriza por la aparición de comedones, pápulas, pústulas en áreas de la piel en que abundan los folículos pilosebáceos como cara, espalda, pecho y dorso alto. Se ha visto exacerbación de las lesiones de acné tras episodios de estrés emocional por intervención de factores neurogénicos como sustancia P y otros, que estimulan el desarrollo de la glándula sebácea, aumentan la producción de sebo y aumentan la inflamación.

Neurodermitis

Se manifiesta por la aparición de placas de color oscuro, bien delimitadas, ubicadas en áreas al alcance del rascado, muy pruriginosas (mucha picazón) y engrosadas. Se produce en respuesta a un rascado enérgico y reiterativo que genera un círculo vicioso (prurito-rascado-más prurito-más rascado). El tratamiento se basa en bajar la inflamación con corticoides tópicos potentes, antihistamínicos y emolientes. Pero lo más importante es lograr que el paciente frene el círculo vicioso, el cual es generado por tensión emocional.

Vitíligo

Se manifiesta por máculas (manchas) acrómicas (sin color) en cualquier parte de la piel y/o los folículos pilosos. Puede aparecer en todas las edades, tanto en hombres como mujeres, sin predilección por raza. Su causa es desconocida, existiendo en su patogenia mecanismos autoinmunes asociados a episodios de estrés emocional. En la jerga popular se le llama “melancolía” o “enfermedad de la melancolía” por su asociación a episodios de fallecimiento de algún familiar u otros eventos traumáticos.

Estos son algunos ejemplos de condiciones cutáneas que pueden aparecer o empeorar con el estrés. Por ello, siempre debemos evaluar a los pacientes en forma global y buscar activamente las causas emocionales que pueden estar afectando. La piel no solamente es el órgano más extenso del ser humano, sino que también es el reflejo de las emociones, del corazón y el alma de cada uno.

Fuente: Sonríe Mamá

Profesional Destacado:

Dr. Jaime Marchant

Jaime Marchant

Medicina General

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami