Menú Mobile

man-1718099_640

Cómo fortalecer a los empleados y disminuir su estrés

El estrés es el segundo problema de salud laboral más denunciado en Europa, después de los trastornos musculoesqueléticos. Varios estudios de salud demuestran que padecer estrés y ansiedad supone un importante daño para la salud de las personas en todo el mundo. Es, de hecho, el segundo problema al que aluden muchos empleados en sus puestos de trabajo, lo que repercute en altas tasas de ausentismo y presencialismo, lo que deriva en una bajada de la productividad personal y empresarial.

Estar estresado es algo más que una condición mental, pues a menudo se manifiesta de manera física a través de dolores de estómago, malas digestiones e inapetencia. También genera dolores crónicos de cabeza o jaquecas, así como erupciones cutáneas y desequilibrios emocionales.

Prestar atención a estos signos, localizar el origen de la ansiedad y tomar acciones que permitan mantener el control de la misma, será clave para que ese estrés no derive en problemas crónicos o potencialmente dañinos como lo es la depresión. Y las empresas pueden ser parte activa de ese proceso de recuperación. ¿Cómo? UP Spain, compañía experta en beneficios sociales para empresas, da las claves:

Crear un sistema de apoyo

Una buena fórmula para brindar alternativas a aquellos trabajadores que tengan el origen del problema puesto en asuntos personales, es la de crear grupos de apoyo, internos y externos a la corporación, que permitan al empleado tener la libertad de compartir dicha situación con otras personas.

En este sentido, se puede abarcar el problema desde una doble perspectiva. Por un lado, ofreciendo revisiones médicas gratuitas que faciliten el seguimiento de dolencias relacionadas al estrés, así como un gabinete profesional de psicólogos que encaucen esa situación hacia vías de solución alternativas.

Por otro lado, creando un grupo de apoyo en el sindicato o entre los propios trabajadores, con el fin de compartir experiencias y crear vínculos de unión que reviertan en una mayor empatía y entendimiento, después un enlace pude comunicar las propuestas diseñadas por el grupo a la dirección, para así lograr encontrar la solución más óptima.

Asimismo, y en caso de querer iniciar este proceso de forma más global, se pueden realizar encuestas que evalúen los niveles de estrés, ansiedad, posibles factores desencadenantes y soluciones preferidas con el objetivo de conocer el nivel general y la visión de los colaboradores en estas situaciones.

Control de la gestión del trabajo

Hay que tratar de desarrollar una fórmula de trabajo colaborativo que repercuta en los empleados de forma que, en caso de que existan desigualdades en las cargas de tareas, sean los propios compañeros los que las distribuyan.

Además, es importante que el trabajo sea flexible –especialmente para aquellos empleados que tengan cargas familiares a su cargo: hijos o personas dependientes- y establecer, a nivel personal, una fórmula que permita a los trabajadores conocer cómo se jerarquiza una lista de tareas o como se desarrolla una buena administración de los calendarios de trabajo. Asimismo, hay que marcar plazos de entrega razonables para ayudar a los empleados a mejorar su eficiencia laboral.

Por otro lado, es importante mantener incentivada la motivación de los mismos a través de beneficios sociales, ya instaurados en la empresa como retribuciones económicas, salidas de ocio pagadas etc. para así reforzar la idea de que el trabajo bien hecho o el esfuerzo empleado tiene su reconocimiento en la empresa.


‘Mens sana in corpore sano’

No hay nada que sea más efectivo que mantener unos hábitos de vida saludable para que el rendimiento sea una cuestión estable en la persona. Comer de forma equilibrada, incentivar el deporte y prestar servicios que ayuden a mantener estas tareas en horario laboral es algo que muchas compañías han comenzado a hacer.

Por ejemplo, una fórmula que permite inculcar el mensaje saludable en los empleados es disponer de Chèques Gourmet que trabajen en la línea de la dieta mediterránea, una de la más recomendadas por los médicos, debido a su equilibrio en nutrientes.

Otra opción es generar en los colaboradores el interés por el deporte, ya sea a través de iniciativas de grupo con actividades al aire libre, lo que permite reforzar el sentimiento de equipo, o mediante el apoyo o incentivo en el uso de transporte público o sostenible, como es el caso del uso de bicicleta para ir al trabajo.

Fuente: www.equiposytalento.com

Profesional Destacado:

EDUARDO GONZÁLEZ

EDUARDO GONZÁLEZ

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami