Menú Mobile

happy-1836445_640

Día de la felicidad: ¿por qué se celebra?

¿Qué es el Día de la Internacional de la Felicidad? ¡Es un día para ser feliz, naturalmente! Desde 2013, Naciones Unidas ha celebrado el Día Internacional de la Felicidad como reconocimiento al importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo.

Aunque la iniciativa vio la luz con el mandato emitido por las Naciones Unidas, la propuesta nació de la mano del Reino de Bután, que considera la tasa de Felicidad Nacional Bruta (FNB) más importante que el Producto Interior Bruto.

El FNB es un medidor que suele complementar al PIB y ayuda a tasar el nivel de vida de un país. Esta tasa, tan importante para el Reino de Bután, se calcula mediante el análisis de nueve puntos: el bienestar psicológico, el uso del tiempo, la vitalidad de la comunidad, la cultura, la educación, la diversidad medioambiental, el nivel de vida, la salud y, por último el Gobierno.

Pero ¿qué es la felicidad? El diccionario de la Real Academia Española la define como un “estado de grata satisfacción espiritual y física”, que en análisis más amplio se define por el hecho de haber alcanzado una meta deseada. Etimológicamente, la palabra remite a “felicitas” en latín, que procede de “felix”, es decir fértil, fecundo. Existen numerosas definiciones filosóficas y religiosas de lo que es la felicidad, hecho por el cual Aristóteles decía que si bien todos quieren ser felices, en cuanto se comienza a analizar cómo conseguirlo comienzan las discrepancias. Los investigadores que analizan la felicidad sugieren que es una sensación de bienestar subjetiva que puede significar cosas muy diferentes según de quién se trate.

Para la psicóloga laboral y Ge-Fe de Trabajo Feliz, María de los Ángeles Ramírez, celebrar este día al interior de las instituciones es “muy importante, ya que, de acuerdo a la autora Phd. Sonja Lyubomirsky de la Universidad de California, la felicidad tiene 3 componentes: el primero corresponde a un 50% de componente biológico-genético, un 10% corresponde a circunstancias que veces no podemos cambiar y el 40% más importante, depende de nosotros mismos, las actividades que realicemos de manera intencional, ya que la felicidad se construye día a día, tenemos la libertad de decidir ser felices todos los días. En la medida que las empresas cuenten con colaboradores contentos, éstos tendrán más compromiso y podrán decidir contribuir a aumentar los resultados de las empresas”

Invitamos a todos y a todas a reconocer la pertinencia de la felicidad y del bienestar como objetivos y aspiraciones universales en la vida de los seres humanos de todo el mundo.

Profesional Destacado:

NATALIA RIVAS

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami