Menú Mobile

Doctors hand holding a stethoscope through a laptop screen towards a patient

Internet v/s médicos: ¿Qué tan sensato es buscar salud en la red?

Hace unos años, médicos de la Clínica Mayo pusieron a prueba la sensatez de buscar consejos de salud en línea. Llegaron a la conclusión de que hacerlo es algo arriesgado. De acuerdo con su estudio, es más probable que, al buscar consejos de salud en internet, no obtengamos consejo alguno o nos quedemos con un consejo a medias.

Los médicos valoraron la calidad de la información en los sitios principales que arrojaron Google, Yahoo y Bing después de hacer búsquedas en torno a dolencias de salud comunes como “dolor en el pecho” o “dolor de cabeza”.

Resultados cuestionables

Ninguno de los sitios que examinaron pudo enlistar los síntomas necesarios para que el usuario obtuviera una evaluación inicial precisa, ya sea para que acuda a la sala de emergencias, llame a un médico o trate el malestar en casa. Una tercera parte de los sitios ni siquiera mencionó los síntomas clave. Entre los sitios que sí contaban con una revisión de síntomas críticos, cuatro de 10 no ofrecían consejo alguno.

Incluso cuando los evaluadores de síntomas en línea sugieren diagnósticos, pueden ofrecer tantos que es poco probable que los pacientes sean capaces de deducir qué diagnóstico es el más probable. Un estudio mostró que los adultos mayores pueden encontrar el diagnóstico correcto de una enfermedad solo la mitad de las veces cuando utilizan Google o WebMD.

Apps, una alternativa a la inexactitud de Internet

En vez de buscar en Internet, ¿por qué no utilizar una aplicación de revisión de síntomas que pueda descargarse en el celular o la tableta? Esas aplicaciones —algunas provenientes de instituciones de confianza como Harvard Medical School o la Clínica Mayo, entre muchas otras— están diseñadas específicamente para ofrecer acceso al alcance de un clic a diagnósticos y consejos de evaluación de síntomas. Sin embargo, no están reguladas para ofrecer seguridad ni precisión.

El año pasado, investigadores de Harvard Medical School y RAND Corp. evaluaron el diagnóstico y precisión de la clasificación de malestares de 23 de los revisores de síntomas más populares, algunos de los cuales tienen millones de usuarios. Encontraron que solo una tercera parte mostraba el diagnóstico correcto a la primera, la mitad lo tenía entre las primeras tres sugerencias y el 58 por ciento incluía el diagnóstico correcto entre las primeras 20 sugerencias.

Las habilidades de diagnóstico eran mejores para los problemas que podían tratarse en casa, para los cuales el diagnóstico principal era correcto el 40 por ciento de las veces, o para aquellos que eran más comunes, para los cuales el diagnóstico principal era correcto el 38 por ciento de las veces.

Las aplicaciones evaluadas dieron el resultado correcto el 58 por ciento de las veces, y una tasa más alta para problemas más serios que requieren cuidado inmediato. Una razón es que los revisores de síntomas tienden a querer evitar riesgos. Están sesgados para aconsejar a los pacientes que busquen ayuda médica incluso cuando el cuidado personal es apropiado. Algunas de las aplicaciones evaluadas siempre aconsejan buscar ayuda profesional, incluso para condiciones que no la requieren.

Aunque es mucho menos práctico, hablar con un profesional médico podría ser una ruta más expedita para recibir un consejo médico preciso. Sin embargo, la probabilidad depende de con quién se habla, una enfermera por teléfono o un médico en persona.

Aló, doctor

Llamar a una línea telefónica atendida por enfermeras —que ofrecen algunos planes de seguros médicos— podría resultar igual o solo un poco mejor que las aplicaciones en cuanto a la precisión del diagnóstico y la evaluación adecuada.

Una reseña sistemática de 2012 halló que la mayoría de los servicios telefónicos ofrecieron consejos precisos más de dos tercios de las veces. Un estudio de dolor abdominal pediátrico halló que la precisión de la evaluación médica telefónica era del 61 por ciento. Otro lo fijó en 60 por ciento. Sin embargo, los servicios han sido criticados por aumentar el número de visitas al médico y hacer que demasiadas personas vayan a las salas de emergencia después de haber recibido un consejo demasiado precavido.

En la era digital, ir al doctor sigue siendo la mejor opción

Aunque las aplicaciones podrían estar aproximadamente en el mismo rango de las consultas telefónicas en cuanto a la precisión del diagnóstico, son sustitutos deficientes de la consulta médica en persona. Los estudios han encontrado que las tasas de error en el diagnóstico médico son mucho menores que las de las aplicaciones, aunque aún se encuentran entre el 10 y el 15 por ciento de rango, según algunos cálculos (otros dicen que es tan bajo como el cinco por ciento).

Ver a un médico en persona toma mucho tiempo y, para algunos, cuesta mucho dinero. Así que es comprensible que la gente recurra a métodos más eficientes, como utilizar sitios web, aplicaciones y el celular. No obstante, mientras lo hacen, no deberían suponer (todavía) que la precisión del diagnóstico es mejor.

Fuente: Emol

Profesional Destacado:

marielaUnda

MARIELA UNDA

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami