Menú Mobile

TOC2

Test express para detectar si usted es obsesivo compulsivo y necesita ayuda

“Siempre me ha gustado el orden y la rutina. Mi mamá me cuenta que tenía unos 4 años cuando me fue a buscar a un cumpleaños y no me podía encontrar porque estaba en la pieza de la cumpleañera, ordenándola. Pero a mí eso nunca me ha parecido extraño ni me ha complicado la vida. Solo cuando mi madre, en tono de broma, me empezó a decir que tenía TOC hace algunos años que empecé a considerarlo”, cuenta Macarena Ponce (43).

¿Qué es el TOC?

“El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es una enfermedad neuropsiquiátrica que requiere que la persona tenga ideas obsesivas (esto está sucio, no puedo tocar la mesa porque tiene gérmenes, por ejemplo) y, a la vez, compulsiones que son comportamientos, acciones recurrentes (contar, evitar o revisar algo cierta cantidad de veces) que al hacerlo reduce la ansiedad”, explica la psiquiatra de Clínica Indisa, Patricia Fernández.

Macarena Ponce hace lo mismo todos los días de la semana: “Me levanto a las 6.30 en punto y voy a la cocina a preparar la cafetera italiana, la dejo puesta y me regreso a la habitación a estirar bien la cama. Apago la cafetera y lavo el baño. Termino, voy a la cocina y preparo el café, tuesto el pan y tomamos desayuno en la habitación a las 6.55 horas. Termino a las 7.10 y me lavo los dientes. Me doy una ducha, me pongo el traje de baño y me voy a la piscina. Salgo del edificio exactamente a las 7.30. Estoy nadando a las 8.00, primero 3 mil metros, ejercicios y luego otros mil. Nunca menos de 4 mil metros, aunque a veces puede ser un poco más. Salgo de la piscina siempre a las 9.15 para estar trabajando a las 10.00- 10.15”, relata. Si bien, los fines de semana, esta rutina se suaviza un poco, Macarena dice que los feriados entre semana “le entorpecen” y que ejecuta su rutina como si fuese un día laboral.

¿Soy TOC?

Macarena tiene un TOC considerado leve. Sus rutinas no entorpecen su vida: trabaja, tiene una relación estable y no vive en  constante angustia. Por lo general, el TOC se asocia a una persona preocupada en exceso. Hay obsesiones en el orden, la simetría, las creencias religiosas o la revisión de cerraduras y electrodomésticos. Las obsesiones por la limpieza son la minoría. Y si bien a veces el TOC abarca compulsiones extremas, como lavarse las manos hasta sangrar o contar en voz alta, la mayoría de los casos, pueden no ser vistos.

“Lo más importante es la limpieza de toda la casa, que no existan pelos en el suelo, nunca. Si veo 500 pelos, 500 veces lo los levanto y los boto”, cuenta Macarena, que además los recoge de una manera especial.

Hágase ver

Para saber si es TOC responda el test basado en el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. Si el resultado se lo recomienda, consulte a un especialista a la brevedad.

“No hay información específica de cuánto de este trastorno es por causa genética, alteraciones de circuitos cerebrales y neurotransmisores o por estar expuestos a ambientes demasiado rígidos. Tiene que ver con la crianza y la herencia, por eso hay niños que padecen ciertos rasgos TOC. Para diagnosticar a una persona hay que entrevistarla y realizarle exámenes. Cada caso es distinto, pero para ser TOC tienes que tener dificultad para hacerte un plato de comida, para llegar al trabajo. El TOC es tratado con psicoterapia y altas dosis de fármacos inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (como fluoxetina o sertralina). El éxito del tratamiento depende del grado del TOC y del compromiso de la persona”, explica Fernández.

Pamela Franco, psicóloga del Centro de Atención Clínica Cetep, dice que en estos casos el tratamiento más recomendado es la Terapia Cognitivo Conductual, con el objetivo de que “se flexibilicen los modos patológicos del procesamiento de la información ya que no padecemos por las situaciones en sí, si no por las interpretaciones rígidas que hacemos de ellas. Para ello se busca que el paciente tenga una explicación de sus obsesiones y que entienda que el papel de las compulsiones y de las conductas de evitación ayudando a reducir las ansiedades”.

¿Y si solo soy un poquito TOC?

Muchas personas tienen comportamientos TOC sin realmente ser TOC. La psiquiatra Fernández dice que a ellos “les recomiendo que se aguanten de a poco las situaciones que los angustian y las compulsiones. Que gradualmente hagan una vida más simple, ir relajando las cosas. Y como apoyo, realizar al menos 40 minutos de ejercicio 3 veces por semana, ya que está comprobado que baja un montón la ansiedad”.

Fuente: Las Últimas Noticias

Profesional Destacado:

DR Claudio Urzua

Dr. Claudio Urzúa

Psiquiatra Adulto

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami