Menú Mobile

chile-2128714_640

Chile está dentro de los 25 países más felices del mundo

Desde hace cuatro años la ONU publica su Informe Mundial de la Felicidad, para fundamentar científicamente y comprender el bienestar subjetivo de 157 países.

El índice se construye a partir de varios parámetros, como el PIB per cápita, la esperanza de vida saludable, el apoyo social -medido con la Encuesta Mundial de Gallup (GWP)- la libertad para tomar decisiones, la generosidad y las percepciones de la corrupción, todas ellas según preguntas de GWP.

El informe 2016, que considera datos 2014 y 2015, indica que el país más feliz es Dinamarca, con un puntación de felicidad de 7,526, seguido de Suecia (7.509) e Islandia (7,501). En el último lugar se encuentra Burundi (2,905) y Siria en el 156 (3,069).

Chile logró mejorar su posición respecto al informe 2015, pasando del lugar 27 al 24 con un puntaje de 6,705. Es el segundo mejor situado de América Latina tras Brasil, 17° (6,952). Argentina está en el 26° y Uruguay en el 29°. Los peores ubicados son Paraguay (70°) y Perú (64°).

Wenceslao Unanue, académico de la U. Adolfo Ibáñez y director del Instituto de Bienestar, señala que efectivamente Chile se encuentra dentro de los 25 países más felices, pero al ver la puntación de felicidad de cada año se aprecia que desde 2011 venía en alza significativa, “para el 2015 caer, al nivel más bajo desde 2009”.

En una escala de 0 a 10 de que tan felices se sentían los chilenos, en 2011 la cifra era de 6,52, pasando a 6,7 en 2013, 6,8 en 2014 y caer a 6,5 en 2015.

“Fue una caída que no se daba en muchos años. El año pasado fue el año donde se destapó la corrupción, y el 2016 se han vuelto a ver esos temas, si esto no cambia se debe esperar que siga cayendo la felicidad”, dice Unanue.

Corrupción

¿Por qué Chile sube en el índice general si existe una percepción generalizada de pesimismo? Para Camila Mella, socióloga de la U. de Chile, el informe sugiere que así como hay factores estructurales en el bienestar subjetivo, también influyen factores culturales. “En América Latina hay cierto sesgo hacia el optimismo, ya sea porque culturalmente se caracteriza por valorar más las relaciones sociales como la amistad o la familia. También existe evidencia del sesgo de optimismo vital, sentirse “obligado” a reportar mayores niveles de bienestar subjetivo que los realmente” experimentados”.

Así, dice, opera la lógica de que pese a que el país experimenta corrupción, las personas dicen ser felices, porque su familia y amigos están bien. “El factor relacional del bienestar subjetivo en Chile juega el rol más importante, lo que ratifica el Informe de Desarrollo Humano de 2012”.

Según Unanue, la corrupción afecta la confianza en la sociedad en la que se vive, explica. “Se deja de confiar en sus autoridades y la población se siente desamparada, eso tiene un peso relevante”. Que pese a eso Chile suba en la medición, dice, es porque otros países han ido cayendo. Es el caso de México que en el ranking anterior estaba en el lugar 14 y ahora 21. “En ese caso la matanza de los estudiantes ha afectado, pero no implica que Chile esté mejor”, dice Unanue, porque la sociedad está cimentada en bases egoístas. “Apunta a estar bien uno y en base a eso suceden estas cosas”.

Magdalena Browne, directora de la Dirección de Estudios Sociales (DESUC) del Instituto de Sociología de la UC., señala que el incremento que muestra el ranking se debe analizar cómo se distribuye internamente. “Se ve, y lo muestran estudios, que hay diferencias según nivel socioeconómico, mucha gente está mejor pero no se distribuye igual entre los chilenos”.

Fuente: La Tercera

Profesional Destacado:

franciscacisternas

FRANCISCA CISTERNAS

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami