Menú Mobile

estres-navidades

¿Cómo enfrentar el estrés de fin de año?

Los últimos meses del año suelen traer consigo muchas tareas: finalizar el período escolar/universitario, las fiestas de fin de año, las celebraciones, organizar las vacaciones, que sumadas a las labores regulares, pueden provocar sobrexigencias  y presiones por realizar lo que nos hemos propuesto y, de ese modo, terminamos por estresarnos.

El estrés en sí mismo no es un fenómeno negativo. Una cantidad regulable resulta, incluso, necesaria para activarnos y motivarnos a encarar determinadas situaciones, o movilizarnos hacia el logro de ciertas metas u objetivos. Para sobrevivir, necesitamos adaptarnos al estrés. Pero, muchas veces, un estímulo excesivo sobrepasa nuestra capacidad de adaptación y, como consecuencia, nuestra salud y calidad de vida pueden verse afectadas.

El distrés o estrés negativo se puede manifestar con un cuadro depresivo o ansioso, dolores de cabeza, alteraciones en el ciclo menstrual (en el caso de la mujeres), alteraciones del sueño, trastornos gastrointestinales, problemas en la piel, uñas o cabello, disminución de la libido, nerviosismo, palpitaciones y contracturas musculares. Este tipo de estrés afecta a nuestro sistema inmune y lo vuelve ineficaz.

Esta época del año es ideal para hacer regalos, compartir socialmente con familiares, colegas y amigos, disfrutar las fiestas y, para muchas personas, gastar demasiado y abrumarse con un gran estrés financiero. En relación a esto, lo primero que se debe hacer es evitar un sobreendeudamiento, establecer un presupuesto realista y ceñirse a él. A continuación, algunos tips para manejar los gastos en regalos y celebraciones:

  • Definir un presupuesto: El mejor punto de partida para comenzar a elaborar un presupuesto para las fiestas de Navidad y fin de año es ver cuánto dinero destinó el año pasado a gastos propios de esta época. ¿En cuáles áreas gastó más de lo que había planificado? Seguidamente, haga una lista de las compras y eventos en que planea gastar dinero este año durante la Navidad y las fiestas de fin de año.
  • Sea creativo: Ser creativo es una excelente forma de ahorrar dinero y al mismo tiempo impresionar a amigos y familiares. Los regalos que compramos en las tiendas son, sin duda, estupendos, pero los que elaboramos nosotros mismos en casa tienen aún más significado, y la mayoría de las personas que los reciben verdaderamente valoran y agradecen el tiempo y esfuerzo que les hemos dedicado.
  • Cuidado con el consumismo. El espíritu comercial de esta época crea necesidades injustificadas y excesivas. Se incentiva el gasto en adornos navideños, accesorios, ropa, aparatos electrónicos y tecnológicos que quizás no sean de primera necesidad.
  • Elija la mejor opción: Compare precios antes de comprar y aproveche las promociones de fin de año. No olvide que en una economía de mercado siempre es posible encontrar otras alternativas de menor costo. Para ello realice sus compras con anticipación y sin prisa.

¿Cómo manejar el estrés?

Es importante entender que siempre estaremos expuestos a períodos cargados de cierta tensión y que lo importante es aprender a manejarlos y que de eso, quede una experiencia positiva. Algunos tips para manejar estas situaciones son:

Para los más pequeños:

  • Escuchar y acoger las presiones a las que están sometidos los niños hoy. Mostrarle como los adultos vamos manejando las situaciones puede ayudarlos a elaborar sus propias herramientas.
  • Regular las expectativas: es necesario que los niños entiendan que lo que va ocurriendo a fin de año es resultado del progreso del mismo. Los padres deben exigir, pero también ser conscientes de los ritmos propios de cada niño y establecer límites a estas exigencias.

Para los jóvenes:

  • Horarios: Es necesario tranquilizar a los jóvenes, de manera que si se sientes sobrepasados en el tiempo, puedan organizarse en lo que les queda, para que logren estructurar sus horarios.
  • Falta de estudio: Si sienten que aún tienen áreas en las que no han estudiado mucho, puede ser útil el repaso, pero siempre a la medida de cada uno, estudiando en horarios definidos dentro del día.
  • Sueño: Es necesario además, respetar los horarios de sueño y no estudiar en horas cercanas a este.

Para los adultos:

  • Aprender a delegar, y jerarquizar que tareas son las más importantes a realizar. De manera de tener anticipadamente una planificación de tareas.
  • Mantenerse fiel a los calendarios y meta propuesta. El que mucho abarca, poco aprieta.
  • Mantener espacios de descansos en el trabajo.
  • Llevar una dieta balanceada, cuidar la hidratación y actividad física, lo que puede en el futuro ayudar a enfrentar períodos difíciles.
  • Eliminar de la dieta cantidades excesivas de café, mate y te, ya que contienen sustancias que estimulan el sistema nervioso central y pueden alterar los ritmos sueño-vigilia. Deben también reducirse el alcohol y el tabaco.
  • Mantener espacios de esparcimiento con la propia familia, lo que finalmente, reduce el estrés de todo el grupo familiar.

En caso de que las medidas generales de manejo no sean suficientes para controlar los síntomas, se sugiere la evaluación por un especialista para lograr enfrentar de mejor manera la situación. En nuestro Centro de Atención Clínica encontrará a los mejores profesionales. Puede reservar o realizar consultas en los teléfonos 22784 0838 / 22784 0839 o al mail contacto@cetep.cl

Profesional Destacado:

Dra maria jose leon

MARÍA JOSÉ LEÓN

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami