Menú Mobile

sad-505857_640

¿Qué es la bulimia?

Comer y luego vomitar para algunas personas puede parecer una locura, sin embargo muchos adolescentes lo hacen día a día en el más silencioso ritual.

El término “bulimia” quiere decir literalmente «hambre de buey». La bulimia nerviosa es una enfermedad que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta desproporcionada de alimentos y una preocupación excesiva por el control del peso corporal.

Estos dos factores llevan al enfermo a adoptar medidas extremas para compensar el exceso de ingesta de alimentos como vomitar, ayunar, consumir laxantes o duiréticos en exceso, o hacer mucho ejercicio.

En esta enfermedad la persona realiza “atracones” de comida, que se definen como comer cantidades mucho más grandes de alimentos de las que se consumirían normalmente, en un período corto de tiempo (generalmente menos de dos horas). Los enfermos que padecen este trastorno en un solo atracón pueden llegar a consumir de 10.000 a 40.000 calorías.

Las persona no tiene control sobre la ingesta, y es tal la ansiedad que creen que no puede parar de comer; incluso puede que no sientan ningún placer al comer, sólo buscan saciarse. Estos atracones pueden presentarse con una frecuencia de varias veces al día durante muchos meses, y se acompañan de una sensación de pérdida de control y posteriormente de culpa y autorechazo.

Las personas que padecen esta enfermedad están conscientes de que su patrón de alimentación es anormal, pueden experimentar miedo o vergüenza, y de regla este comportamiento se esconde. Por esto habitualmente resulta muy difícil descubrir esta patología: usualmente los pacientes bulímicos “atacan” el refrigerador cuando están solos en casa o por la noche, y esta enfermedad (a diferencia de la anorexia nerviosa) no produce pérdidas importantes de peso.

Generalmente en la bulimia la autoestima de la persona es baja y la identifica con su cuerpo. Los bulímicos se ven gordos, incluso cuando su peso es normal; se avergüenzan de su cuerpo y lo rechazan, por lo que intentan hacer dieta en todo momento.

Puede tratarse de personas que dan una imagen de fuerza, independencia, ambición, perfección y autocontrol; lo que contrasta con la real imagen que tienen de sí mismas: se sienten vacías, con un estado de ánimo pesimista y depresivo, con sentimientos internos de inseguridad, vergüenza, culpa e ineficacia.

Esta enfermedad afecta principalmente a los jóvenes y se manifiesta con más frecuencia en las mujeres. La media de edad de inicio se sitúa en los 19 años y las personas que han sido obesas, han sufrido anorexia o han realizado dietas sin control, tienen un mayor riesgo de sufrir esta patología.

Se pueden distinguir dos tipos de bulimia nerviosa:

Purgativo: Cuando el enfermo recurre a los vómitos u otros métodos purgativos para evitar el aumento de peso.

No purgativo: Cuando el enfermo utiliza métodos no purgativos para evitar el aumento de peso, como el ayuno o el ejercicio físico compulsivo, pero no recurre a los vómitos.

Las consecuencias físicas producidas por este trastorno se relacionan principalmente con los vómitos y son, entre otras: problemas gastrointestinales (reflujo, colon irritable, gastritis y esofagitis), lesiones en los dientes, deshidratación y disminución de los electrolitos en la sangre (lo que puede provocar arritmias cardíacas, debilidad muscular, confusión, falta de concentración, hipotensión y problemas renales).

Se desconoce la causa exacta de la bulimia, pero se piensa que intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales; como problemas familiares, comportamientos perfeccionistas y un excesivo énfasis en la apariencia física.

La bulimia frecuentemente puede estar asociada a la depresión.

En cuanto al tratamiento médico, en virtud de la gravedad del cuadro, se puede recurrir a un tratamiento ambulatorio o a la hospitalización. El primer objetivo es evitar los vómitos y normalizar el funcionamiento metabólico del enfermo, se debe realizar además un plan nutricional con una dieta equilibrada. Junto a este tratamiento, encauzado hacia la recuperación física, se desarrolla el tratamiento psicológico con el fin de reestructurar las ideas irracionales, corregir la percepción errónea que el paciente tiene de su propio cuerpo y readecuar las conductas alimentarias.

El tratamiento también implica la colaboración de la familia, ya que en ocasiones el factor que desencadena la enfermedad se encuentra en su seno. Los medicamentos (normalmente antidepresivos o medicamentos contra la ansiedad) pueden ser útiles, especialmente si el paciente que tiene bulimia está también ansioso o deprimido.

Idealmente se debe buscar la ayuda médica lo antes posible, ya que un tratamiento temprano puede prevenir a menudo mayores complicaciones y la cronificación de la enfermedad.

Autor: Dra. Claudia Barrera Renault

En nuestro Centro de Atención Clínica encontrará a los mejores profesionales. Puede reservar o realizar consultas en los teléfonos 22784 0838 / 22784 0839 o al mail contacto@cetep.cl

Profesional Destacado:

marcelacalderon

MARCELA CALDERÓN

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami