Menú Mobile

man-909049_640

Consejos para enfrentar el cambio de horario

Comenzó el otoño y con ello se da paso al horario de invierno.Aunque a primera vista, pareciera que ganamos una hora, y que podremos descansar más, lo cierto es que el cambio de horario puede afectar a nuestro organismo.

Las alteraciones que produce el cambio de horario, aunque no llegan a incidir en las estadísticas ni constituyen enfermedades, afectan a individuos y a grupos, especialmente a quienes poseen una estructura poco flexible en lo biológico y en lo emocional, y en particular, a personas que realizan actividades en horarios rígidos.

El cambio de horario puede generar distintos efectos en el organismo, como somnolencia, irritabilidad, dificultades en la atención, concentración y memoria, fatiga, baja en el rendimiento, menor productividad, malestar general, cambios en el estado de ánimo, depresión, trastornos digestivos, aumento de la secreción gástrica, cambios en el apetito y aumento de molestias psicosomáticas. La duración de estos síntomas suele ser autolimitada.

Existe cierto consenso en que la adaptación al horario de invierno ocurre con mayor facilidad y menores problemas en la salud que la instauración al horario de verano. Sin embargo, debe considerarse que el horario de invierno conlleva menos horas de luz,  lo cual afecta a muchas personas que muestran predisposición a la ansiedad y depresión.

¿Qué podemos hacer para adaptarnos al horario de invierno y disminuir su impacto la salud?

Debemos ayudar a la autorregulación de nuestro organismo:

  • Para ayudar a la adaptación del reloj biológico, evita las siestas y respeta un horario para acostarte y levantarte.
  • A su vez reduce el consumo de bebidas estimulantes, como cafeína después de las 18:00 horas. Intenta cenar una comida liviana, libre de grasas y aliños.
  • Prefiere actividades relajantes durante la noche, un baño de tina y  una buena lectura.
  • Para cuidar tus defensas procura dormir al menos 8 horas diarias. Haz ejercicio, aprovecha las tardes de otoño y mantiene una vida sana.

El impacto positivo del cambio de horario en nuestra salud depende de nuestros esfuerzos por responder e intentar adaptarnos a las nuevas circunstancias. En general, si sigues nuestros consejos el organismo tardará una semana en adaptarse a los cambios de horario.

Autora: Ps. Victoria González M.

Profesional Destacado:

densky retamal

DENSKY RETAMAL

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami