Menú Mobile

streetwear-3749344_640

¿Qué es la fobia social?

La Fobia Social forma parte de los Trastornos de Ansiedad, y puede ser considerada como una “ansiedad social patológica”, ya que se caracteriza por el miedo persistente a enfrentar situaciones sociales o actuaciones en público, por temor a que resulten humillantes o embarazosas.

La persona que padece una Fobia Social experimenta una cuota de ansiedad importante al verse expuesto a una situación social, por lo que tiende a evitarla o a enfrentarla con un alto costo emocional.

Su ansiedad se genera por la permanente preocupación ante la posibilidad de ser vistos por los otros de una manera descalificatoria: que lo vayan a encontrar “tonto”, “torpe”, “ignorante”, o que se vayan a dar cuenta de que está nervioso y se burlen en secreto de él.

Inevitablemente experimentan síntomas de ansiedad somática en estas situaciones, tales como: rubor, tensión muscular, palpitaciones, temblores y sudoración, pudiendo llegar a experimentar incluso una crisis de angustia; todo esto interfiere seriamente con sus actividades y deteriora efectivamente su desempeño.

Se cumplen de esta forma sus profecías, ya que lo más probable es que el resto de la gente efectivamente se de cuenta de que está nervioso; esta situación incrementa aún más sus temores, se constituye así un “círculo vicioso”.

La persona entonces comenzará a sentir angustia no solo durante las situaciones sociales sino mucho antes de éstas, por más simples que sean; aparece entonces la “ansiedad anticipatoria”, que puede permanecer durante días o semanas antes de de enfrentar la situación en cuestión.

En relación al arraigo de los síntomas, la Fobia Social puede subdividirse en

  • Tipo Generalizado: cuando el sujeto teme a la mayoría de las situaciones sociales, y consecuentemente presenta un deterioro de sus relaciones sociales y /o laborales.
  • Tipo No Generalizado o Circunscrito: cuando el sujeto presenta miedo a una situación especial de desempeño en público o de interacción social.

La Fobia Social se mantiene a menudo durante toda la vida, con períodos de mayor o menor intensidad de los síntomas en relación a la necesidad de exposición social. Una persona que tiene un trabajo administrativo en un escritorio puede estar sin síntomas por años, pero al ser ascendido y tener que liderar un equipo de trabajo aparecerán intensamente los síntomas descritos.

Es importante señalar que la frecuente confusión entre Fobia Social y timidez ha llevado históricamente a sub valorar el trastorno. Los síntomas de una Fobia Social pueden ser interpretados por las personas que los padecen como manifestaciones de una “personalidad introvertida”, no como una enfermedad, por ello no buscan un tratamiento pertinente y perpetúan una vida llena de limitaciones sociales y laborales.

En la actualidad existen tratamientos farmacológicos y psicológicos que han probado científicamente su eficacia frente a los síntomas de este trastorno, y permiten que la persona desarrolle plenamente su vida social.

Por todo lo anterior, los padres, profesores y médicos, deberíamos estar más alertas cuando un niño o un adulto presenta características como: incapacidad de hablar en clase o en reuniones de trabajo, ansiedad ante las situaciones grupales cotidianas, timidez y evitación de los contextos sociales; sospechando activamente la posibilidad de que exista una Fobia Social, y posibilitando su tratamiento oportuno.

Haciendo clic aquí podrán realizar un pequeño test relacionado a la Fobia Social

Autor: Psicóloga Clínica Bárbara Serra Wilkens

 En nuestro Centro de Atención Clínica encontrará a los mejores profesionales. Puede reservar o realizar consultas en los teléfonos 22784 0838 / 22784 0839 o al mail contacto@cetep.cl

Profesional Destacado:

CATERINA ZOFFOLI

CATERINA ZOFFOLI

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Bitnami