Menú Mobile

Bullying

Bullying: una realidad mundial

Tras sufrir durante más de un año de acoso escolar (bullying), un menor de 12 años se quitó la vida en la localidad de Utah, en Estados Unidos. Sus padres hicieron pública la historia por medio de redes sociales y llaman a tomar conciencia para erradicar este tipo de prácticas.

A través de Instagram, Samie Hardman, madre de Drayke, expresó: “mi guapo hijo estaba librando una batalla que ni siquiera yo podía salvar. Es real, es silencioso y no hay nada, absolutamente nada, como padre que pueda hacer para quitar este profundo dolor”.

El bullying en los establecimientos escolares es cada vez más serio, sobre todo por el comportamiento agresivo en el que actúan los niños o adolescente ante la víctima, situación que vuelve a estar visibilizada producto de la muerte de un niño estadounidense.

La noticia del niño estadounidense de 12 años que opta por terminar con su vida por sufrir bullying en el colegio, sumado a las fotos de sus padres retratando el dolor a través de las redes sociales, es un grito desesperado para que la sociedad tome conciencia de lo que está pasando.

Bullying en Chile

Según el estudio anual de la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, comenzado en marzo de 2020 y terminado en marzo de 2021, hubo un aumento de un 40 % en las denuncias por maltratos físicos y psicológicos en colegios de públicos y privados de CHILE, pasando de 3.760 casos a 5.934.

Sumado al dato anterior, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), señala que la tercera parte de los niños en el mundo sufre de acoso escolar, y los casos aumentan entre quinto básico y primero medio en donde la prevalencia en niños es del 32%, mientras que en las niñas es del 28%.

Esto se traduce en que muchos de ellos hoy no quieran volver a clases presenciales en línea con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Romina León, psicóloga Infanto juvenil de Centro Médico Cetep señala que “el Bullying es una intención agresiva, es sistemática (se va repitiendo en el tiempo) y se da en una situación de desbalance, es decir, el agresor percibe una sensación de poder por sobre la víctima”.

Producto de la pandemia las clases se trasladaron al computador, a los hogares, pero el acoso escolar siguió latente.

¿Cómo afrontar el Bullying?

Para combatir el acoso escolar es esencial observar los cambios que padece un niño que está siendo sujeto de acoso en el colegio, ya que puede manifestar ansiedad, miedo, sentimientos de culpa, baja autoestima, problemas para relacionarse con sus pares, deseos de no asistir al colegio y presentar alguna sintomatología física (terror nocturno, vómitos, sudoración, temblores, entre otras). Y obviamente prestar atención si hay heridas, cortes o moretones que la víctima no logra explicar.

Para evitar el bullying es relevante fomentar relaciones de confianza y respeto, donde la capacidad de generar empatía, de ponerse en el lugar del otro sea un punto crucial para trabajar. Los niños deben ver a todos como iguales y no como objetos que están para satisfacer sus necesidades individuales.

Hablar con la víctima es una prioridad, después con los padres junto a las autoridades pertinentes del colegio, las cuales deberían tener un protocolo a seguir.

El rol de los establecimientos frente al Bullying:

Los profesores cumplen un rol fundamental en el establecimiento educacional, ya que al estar gran parte del día con los niños pueden observar todo tipo de acciones.

Por eso una vez detectado el acoso, se debe wevaluar la situación: entre qué miembros se está dando, la edad, los involucrados y desde cuándo está ocurriendo, para así desarrollar un plan de acción y mejorar la situación. 

Existen ciertas conductas que deben estar alertas los profesores, las entidades educacionales y sobre todo los padres. Romina León, psicóloga de Centro Médico comenta al respecto algunas “Algunas señales son: cambios en los comportamientos; aislamiento, conductas de rechazo que antes disfrutaba, disminución brusca en el rendimiento escolar, ausentismo al colegio, entre otras”.

Frente a lo anterior se recomiendan seis acciones básicas, las cuales deberían ponerse en práctica en los diferentes establecimientos educacionales de nuestro país.

Estas acciones son:

1. Romper la ley del silencio

2. Normas claras y consistentes

3. Presencia y compromiso de los adultos

4. Mayor supervisión en los recreos

5. Desarrollar habilidades para resolver pacíficamente los conflictos

6. Enfrentar los prejuicios y la intolerancia.

Finalmente, resulta importante consultar con un profesional en caso de verse sobrepasados o con cambios anímicos. Conversar de Salud Mental puede salvar vidas o mejorarlas.

Newsletter

Recibe el mejor contenido sobre Salud Mental y Bienestar

Profesional Destacado:

romina_leon2

ROMINA LEÓN

Psicóloga Infanto - Juvenil

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Newsletter

Recibe el mejor contenido sobre Salud Mental y Bienestar

Bitnami